martes, 22 de septiembre de 2009

Al Ain

Con unos 350.000 habitantes, Al Ain es la cuarta ciudad de los Emiratos Árabes Unidos.

Se trata de una ciudad del interior del desierto arábigo, fronteriza con el Sultanato de Omán y conocida como "la ciudad jardín" de los Emiratos debido al impresionante Oasis de Buraimi que es el origen de esta encantadora ciudad.

En ella nació el jeque Zayed bin Sultan Al Nayan, fundador y primer presidente de la Federación. Muchos emiratíes tienen casa en Al Ain, que parece ser el corazón afectivo del país.

Es, además, el centro cultural y sede de la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos.

Nos ha parecido la ciudad más bella de las que hasta ahora hemos conocido de los EAU: Limpia y cuidada con un mimo exquisito.

He tomado unas imágenes con la cámara del móvil para que os hagáis una idea ;)


Al Ain en Yahoo! Vídeo

7 comentarios:

Ana dijo...

Ay! Me encantaría conducir por esa carretera rodeada de desierto!! Desde luego el sitio es de película y he de decir que sois unos enviados especiales estupendos. Entre las crónicas y vuestros vídeos es como si estuviéramos allí. Me ha encantado. ¡Seguid disfutando!. Por cierto, que hasta la música que has puesto es preciosa. Bicos!

Candela dijo...

Que, ya te sientes un Lawrence de Arabia motorizado? Te veo con el turbante pronto

Inma dijo...

Está guapísimo con el turbante y la catana :D

Francis dijo...

No me puedo creer que el fabuloso sombrero de indirana pase a la historia y sea sustituido por un turbante.

A todo esto, pensaba que la catana era mas de la zona de Japón, Corea y eso, y que por la zona de Arabia, ..., o sea en la zona musulmana, se llamaban cimitarras, alfanjes, ... Pero igual son cosas mías. De todas manera salo principal, es que segín Inma está muy guapo con el turbante y la espada colgando, uappsss

Inma dijo...

Francis me has pillao, que de esto de catanas no tengo ni idea...aunque la Rana está impresionante con cualquier cosita que se ponga. El verde ayuda.

cloti dijo...

¡Rana!:( ¿Conduciendo y grabando? :(

¡Mu bodito todo!

Bssssssssss
Cloti

BLAS dijo...

Me encanta la sensación de inmensidad que dá conducir por el desierto, con tanto horizonte infinito. Además, uno se para y no se escucha nada de nada... Es genial. Yo lo tenía subestimado hasta que recorrí las carreteras hacia el Mar Rojo... Ojiplática que me quedé. ¡Qué disfrute!
Besos!!